Mobile Search Icon
News

Funcionarios con "prontuario académico"

cómo universidades y escuelas de negocios aportan a la gestión Macri


iProfesional | March 12, 2015


iProfesional published an article, "Funcionarios con "prontuario académico: cómo universidades y escuelas de negocios aportan a la gestión Macri" featuring a quote from Russell Reynolds Associates' Edgar Medinaceli. The following is an excerpt of the article.

No por nada uno de los apodos más populares que detenta el presidente electo de la Argentina es "el Ingeniero".

Mauricio Macri egresó con ese título especializado en ingeniería civil, de la Universidad Católica Argentina. Pasó también por las aulas de la Universidad de Columbia y la de Pennsylvania, en Estados Unidos.

Pero, como era de esperarse, viniendo de una de las familias empresarias más reconocidas del país, su carrera lo alejó de esa profesión y lo hizo pasar tanto por compañías del propio GrupoMacri como por la presidencia del Club Atlético Boca Juniors.

La política vino después y esa historia es conocida: fundación del PRO, diputado nacional, jefe de Gobierno porteño y desde el 22 de noviembre, presidente electo de la Nación.

Con este "prontuario", aunque también debido a la juventud y tamaño de Cambiemos como fuerza política, era lógico que para cubrir los miles de puestos vacantes que requerirá su gestión entrante, a partir del 10 de diciembre, "el Ingeniero" y su equipos se volcaran hacia un reclutamiento de corte profesional para elegir a la mayoría de sus funcionarios.

Se trata del estilo de management corporativo aplicado al Estado que tanto molesta, por ejemplo, a la Presidenta saliente quien, muy rápidamente, entendió el cambio de tono que llegaría con la nueva administración cuando lanzó en uno de sus últimos discursos: "Un país no es una empresa".

Esta modalidad, sin embargo, puede resultar toda una novedad para el sistema argentino, que estuvo dirigido siempre por partidos multitudinarios en donde, en muchísimos casos, los compromisos políticos y la filiación primaron a la hora de otorgar puestos en los distintos estratos del Estado.

Así lo ve, por caso, Edgar Medinaceli, headhunter y socio de la consultora especializada en búsquedas ejecutivas Russell Reynolds: "El pedir ayuda a muchos seleccionadores, entre los cuales estamos nosotros, para reclutar gente profesional y honesta, me parece extremadamente novedoso y positivo para aprovechar una de las grandes ventajas que tiene la Argentina que es el talento. Y ese talento desde hace muchos años está alejado de la función pública, a todo nivel".

También destacó el alto rango de formación que reúne la primera línea del futuro gobierno: "Te digo como headhunter: la calidad promedio de los nombres que Macri ubicó en puestos de responsabilidad, desde el punto de vista académico, es lejos la más alta que vi en mi vida profesional. Es la primera vez que veo gente con formación de las mejores universidades del mundo y también en el país, y con una carrera que tiene valor más allá del Estado", agregó.

Medinaceli es solo uno de los profesionales de búsqueda de talento que colabora con Cambiemos, acercando algunos perfiles de altos ejecutivos del sector privado que vieron la victoria de este espacio como una buena oportunidad para iniciarse en la gestión pública.

Para combinar estos dos "mundos" este frente cuenta con un grupo conocido como G25 -fundado por dos legendarios hombres del PRO, Estaban Bullrich y Guillermo Dietrich- que realiza tareas de capacitación, instruyendo a individuos del empresariado en los gajes de la cuestión pública.

Esta combinación de experiencias despertó sin dudas un viejo debate. "Existe un prejuicio de que si estás en el sector privado no entendés la dinámica del público, o sos antiestatista. Que si trabajaste en una empresa seguramente no te importa y viniste a ganar plata, y no tenés vocación por ayudar, lo cual atrasa", expresó el politólogo Sergio Berensztein.

"Es un debate que considera los parámetros de la década del '90 o fin de los '80, cuando comenzó esta cosa de la tecnocracia y había un prejuicio anti Estado. La verdad es que hoy eso no es así. En toda la formación de política pública, en Europa y Estados Unidos, hay una valuación del papel del Estado y de la regulación. Tampoco la gente que se incorpora ahora al Gobierno no tiene este prejuicio anti-Estado", sentenció.

Pese a que el proceso es novedoso, las distintas consultoras que trabajaron con Cambiemos no recibieron un listado con una cantidad determinada de puestos para cubrir ni cursaron búsquedas puntuales, sino que enviaron candidatos potenciales que luego fueron evaluados por G25.

En el caso de Russell Reynolds, su trabajo consistió en sugerir, después de extensos procesos de selección, más de 100 perfiles de empresarios que cumplen con las dos condiciones determinadas por G25: idoneidad técnica y honestidad.

El primero de estos requisitos garantiza que, esta vez, la formación académica -entre otras características- tendrá un peso mayor en la selección.

"Es desde gente muy joven, pero muy bien formada, hasta personas grandes, más cerca del retiro, que quieren dedicar sus últimos años a ayudar al país", relató el headhunter.

Además, confesó que se vio sorprendido por algunos casos de "personas que no contactamos proactivamente, porque imaginamos que no iban a estar interesados, que estaban haciendo una carrera realmente buena en el sector privado, y voluntariamente se acercaron a participar en lo que sea necesario".

To read the full article, click here.

Sign up for our newsletter

Get the newsletter that prepares you for what's next with valuable insights across industries and geographies.
Funcionarios con "prontuario académico"